Entrenamiento y relajación Mental

En el método bodyART, el ser humano como unidad funcional es la máxima prioridad. Esta disciplina combina las posturas de entrenamiento y las técnicas clásicas de respiración para conseguir una sinergia total entre entrenamiento y relajación mental. Su objetivo final es asegurar la correcta funcionalidad de todo el cuerpo, mediante el trabajo de la fuerza funcional y de la estabilización del sistema motor humano.

Gracias a la delicada selección y cuidada combinación de ejercicios y posturas que se trabajan, el cuerpo elimina modelos incorrectos de movimiento e influye positivamente en la postura.

Cada ejercicio se ejecuta con cuidado y conciencia, combinado con la respiración y la concentración, para dar al cuerpo el espacio y el tiempo necesarios para contrarrestar tensiones musculares negativas o movimientos rápidos e inconscientes.

A diferencia del entrenamiento tradicional de fuerza, no está dirigido a grupos musculares aislados, sino que se centra en el cuerpo humano en su globalidad. Todos los ejercicios y posturas implican el cuerpo completo y trabajan (entrenan) varios músculos al mismo tiempo.
Muchas posturas de bodyART se basan en el equilibrio, y por lo tanto requieren técnica de equilibrio. Así, la atención se fija rápidamente en el centro del cuerpo CORE.

Este método de relajación durante el entrenamiento se basa en el principio del Yin y el Yang. Durante el entrenamiento se traduciría en inspiración-espiración, fuerza-relajación. Cada ejercicio o actividad está interconectado. Durante la progresión entre varias posturas, se empieza en un punto inicial y se vuelve al mismo punto al final de la unidad de trabajo, nos ayuda a estar mejor a nivel físico, mental y emocional.

La fase YANG, práctica dinámica y activa,  es aquella donde se estimula la musculatura haciéndola más fuerte y flexible. La fase YIN  práctica pasiva, deja la musculatura relajada para estimular los tejidos más profundos, los tejidos conectivos (fascias, tendones, ligamentos, huesos y articulaciones). La fase  Yin amplia el rango de movimiento de este tipo de tejidos que con la edad se vuelven rígidos y los rejuvenece.

Es una práctica intensa donde las posturas se mantienen alrededor de 40 segundos. Estimula el flujo de la energía vital, calma el sistema nervioso central y  enseña a  relajarte a nivel profundo preparando el cuerpo y la mente para la meditación. La fase YIN complementa a la fase YANG y a viceversa.  Complementar una fase con la otra te equilibra.

Se desarrolla un aumento de coordinación entre los dos hemisferios del cerebro. El cuerpo y la mente se combinan en una sola unidad, consiguiendo una sinergia entre entrenamiento físico y alivio de tensiones físicas y mentales.

La práctica regular de sesiones de bodyART permite intensificar nuevas estructuras de movimiento. El cuerpo humano rompe viejos modelos de movimiento y posturas incorrectas. Se trata de un puente hacia más conciencia corporal y hacia un aumento de energía en la vida diaria. Al establecer este nuevo nivel de conciencia se eliminan barreras físicas y mentales, aumenta la autoestima y mejora la calidad de vida.

  /